dilluns, 29 d’agost de 2011

Voluntad de sentido


Del libro de Viktor Frankl: " La presencia ignorada de Dios. Psicoterapia y Religión"

El ser humano es un ser de por si ya orientado a un sentido, aunque apenas conozca este último. Se trata de un preconocimiento del sentido. Esta especie de premonición constituye la base de lo que llamamos “ voluntad de sentido”. Lo quiera o no, lo reconozca o no, el hombre cree en un sentido desde que comienza a respirar. Incluso el suicida cree en un sentido, si no de la vida, al menos de la post-vida, de la muerte… Si de veras no creyera nada en ningún sentido, ni siquiera sería capaz de mover un dedo o de tomar la determinación de suicidarse.

Vivimos en una época caracterizada por un sentimiento de falta de sentido.

No hay ninguna situación en la vida que realmente carezca de sentido.

A cada pregunta corresponde solo una respuesta, la correcta, y a cada problema sólo una solución, la que vale; así también a cada situación corresponde un solo sentido, que es el único verdadero.

El sentido ha de ser encontrado pero no producido. Lo que puede ser producido es o un sentido subjetivo o una simple sensación de sentido o… el absurdo (…) Ahora bien, el sentido no solo debe, sino que también puede ser encontrado. La conciencia es el órgano del sentido (…) J.C. Crumbaugh y L.T. Maholick afirman que descubrir formas de sentido no sólo en lo real, sino aún en lo posible, es una facultad propiamente humana.

El sentido es un muro tras el cual no podemos volver hacia atrás, más bien hemos de aceptarlo sin condiciones. Hemos de aceptar este último sentido, porqué más allá de él no es posible seguir preguntando, y esto no es posible, porque al tratar de responder a la pregunta por el sentido del ser, nos encontramos siempre con el ser del sentido.

Albert Einstein dice que preguntarse sobre el sentido, significa ya tener religión y para Paul Tillich, ser religioso significa preguntarse apasionadamente por el sentido de nuestra existencia.
La tarea de una situación consiste en realizar su sentido. Y lo que al mismo tiempo nos da, es la posibilidad, mediante el desempeño de dicha tarea, de realizarnos a nosotros mismos. Cada situación es un llamamiento que debemos escuchar y al que debemos obedecer.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada