dissabte, 16 de juliol de 2016

Les mediacions

Josep Otón : La Mística de la palabra

Podemos acoger las mediaciones como un ídolo, creyendo que son una presencia definitiva, cuando en realidad son un icono que hace presente (representa) al gran ausente.


Conocemos a Dios por medio de personas, lugares, experiencias, sentimientos, conceptos, símbolos, actos de amor… sin estas mediaciones nos resultaría completamente inaccesible. Son instrumentos que nos acercan al Misterio. El problema surge cuando confundimos alguna de estas mediaciones con el propio Dios (…) cometemos una terrible profanación al divinizar lo profano (…) absolutizamos realidades contingentes, que en vez de acercarnos a Dios, obstruyen nuestro acceso a Él. 

El ser humano es un gran constructor de ídolos (…) podemos pensar también que la solución radica en eliminar toda imagen. El ímpetu iconoclasta nos impele a prescindir de la tradición, de los ritos, de la comunidad o de las instituciones. Ahora bien, aunque tengamos que depurar la fe de creencias anquilosadas, esta actitud iconoclasta nos puede abocar a la mayor de las arideces (…) en un arrebato de purismo hemos repudiado cuanto mostraba alguna imperfección, y al final nos hemos quedado sin nada, ni tan siquiera la fe. Sin leña no hay fuego. Sin mediaciones no hay conocimiento de Dios.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada