diumenge, 24 de maig de 2020

La Domus originària


Piscina baptismal s.IV de la primitiva construcció paleocristiana
Piscina baptismal s. IV de la primitiva construcció paleocristiana
No he aconseguit saber de qui era la Domus romana del subsòl de la plaça del Rei de Barcelona. El que sí que sembla segur, és que el seu propietari, a causa de la seva conversió al cristianisme, va cedir part de la seva llar , probablement les seves termes privades, per a la construcció d'un primer nucli episcopal. 

Ben poques coses sabem d'aquest romà convers ,  però algunes sí: sabem que era ric, perquè calia ser ric per disposar de termes privades, que  la seva casa, a l'estil romà, estava organitzada al voltant d'un peristylum, que era una mena de pati que permetia l'entrada de llum i les reunions familiars i que forçosament havia de ser de classe benestant, perquè per viure dins de les muralles de Barcino, havia de ser-ho.

Del que va ser la domus en queden mostres que es poden visitar, però el que em crida poderosament l’atenció són els esdeveniments que es van succeir i que el seu propietari  no hagués pogut ni imaginar.

Les excavacions realitzades  han posat al descobert un baptisteri i un edifici de tres naus separades per dues sèries de columnes de marbre blanc, que els arqueòlegs han identificat com la basílica paleocristiana construïda a mercè de la domus.Sobre aquestes restes, es va construir més tard la catedral romànica i més tard encara, l'actual catedral gòtica.

No ha quedat res o quasi res del luxe d'antuvi, de les riqueses acumulades, de l'esplendor de la casa... però el nostre romà va fer lloc a quelcom més important, sense conèixer en el seu moment, com seria de significatiu el seu gest en la història, sense mires  o amb les justes, però va fer possible allò de Bategeu-los en el nom del Pare i del Fill i de l’Esperit Sant (...) Jo sóc amb vosaltres dia rere dia fins a la fi del món....  Pel seu gest, que mil sis-cents o mil set-cents anys després agraeixo enormement, jo entre molts altres, he experimentat aquesta presència renovadora, he conegut el seu consol i he tastat la força de la seva esperança.

Tant de bo ens passés com a al propietari de la Domus, que encara que  no ho arribem a veure mai, que  la nostra domus domèstica arribi algun dia a ser  domus eclessiae.  És el meu desig més sincer.

Glòria Vendrell i Balaguer
maig de 2020

Domus d'Honorat
Domus d'Honorat



divendres, 1 de maig de 2020

Camí, flors, germana, gos i ocell


Dieu-me “Heidi” “happy” “hippie”, diue-me com vulgueu, però no em digueu que això no és un “chute” de letícia, un oasi de quietud, una treva en aquest temps, una ocasió per a somriure, un gaudi per als sentits? 

Roselles, margarides, pa d’àngel, lliris, roses, geranis, malves, olivardes, semprevives, camamirles, calamentes, dent de lleó, aromàtiques i tantes altres, totes elles oferint els seus colors a qui els vulgui.

Els grocs de les mans quan el sol marxa, els vermells de les coses quan comencen, els roses de les pestanyes quan s’acluquen, els verds dels dies tendres, els liles dels treballs petits, els blancs de tot allò que s'espera, els morats de les llàgrimes que no són inútils, els marrons de la vinya que desperta i tots els colors sense nom.

Quan torno a casa, després d’agrair tenir una germana amorosament boja , que m’ha indicat un dels molts camins bonics que hi ha, i també d’agrair tenir aquests dies, un gos per passejar, m’acompanya un ocell que canta. No l’he vist, però m’ha fet costat fins que he tornat ...i m’ha fet pensar.

"Res no us preocupi, el Senyor és a prop" Filp 4





































Glòria Vendrell i Balaguer
1 maig 2020

dimarts, 28 d’abril de 2020

"El Universo para Ulises" de Juan Carlos Ortega



Me'l va recomanar la meva filla Alícia. El vaig començar amb les expectatives justes, però ha resultat ser fascinant, desvetllador, conciliador, enginyós i fins i tot divertit! 

És curiós perquè fins i tot en allò que estic en desacord, hi trobo un punt d'acord meravellós. Feia temps que no llegia un llibre d'aquestes característiques que m'enganxés tant!

A continuació destaco sense cap fil ni ordre, alguns fragments, que si més no a mi, que sóc una analfabeta científica, m'han causat emocions que no hagués imaginat. La prova del que dic és que m'ha costat moltíssim seleccionar-los.

Estic pensant que li podria canviar el títol al llibre i anomenar-lo "El universo para Glòria"

..............................................................................................................................................................


(...) Las preguntas dan alegría sin necesidad de ser contestadas, incluso aunque éstas no tengan jamás una respuesta precisa. 

(...) Muchos se ríen de esos hombres antiguos que pensaban que nuestro planeta se parecía a una lámina de papel extendido. Yo, como sabes, no puedo reírme de ellos. La idea de que en el pasado hemos estado equivocados nos da una pista magnífica acerca de lo mucho que podemos estarlo en el presente. 

(...) Las matemáticas ofrecen pistas que resultarían invisibles sin ellas. Son como un guía mudo, prudente y metódico, que nos va señalando el camino cuando estamos perdidos. No causan estruendos, no gritan. Simplemente apuntan en una dirección a los que saben interpretarla. 

(...) Lo elegante tiene más probabilidades de ser verdadero. Y la existencia de esos números enteros, por su pulcritud y pureza, era indiscutiblemente un hecho de gran elegancia. 

(...) Dalton tuvo, sin duda, un pensamiento similar a éste. ¿Por qué la naturaleza era tan metódica, por qué la realidad amaba tanto los números sin decimales? ¿Qué se escondía tras esos enteros? Dicho de otro modo, ¿por qué la existencia se empeñaba en comportarse de un modo tan descaradamente hermoso?  

(,,,) ¿Te das cuenta, Ulises? Según nuestro altísimo y bonachón amigo de voz grave, dentro de ti hay miles de millones de trillones de sistemas solares. Están en tus pestañas, en tus cabellos, en la planta de tus pies, en los bocadillos de salchichas, en las nubes, en el pico de los pájaros, en los trocitos de hielo, en los granos de arena. Absolutamente en todas partes. 

(...) Todo lo que ves está formado por átomos y ellos son, en casi su totalidad, espacio vacío. La silla en la que te sientas a cenar, la misma cena que comes, tu boca, tus manos, yo, el autocar que te lleva al colegio, absolutamente todo, a nivel microscópico, se desvanece. No es casi nada. Más del 99,9999999 por ciento de la materia es profundamente hueca. La férrea realidad que creemos ver a diario no existe como creemos percibirla. Eres, casi por completo, espacio vacío. Cuando tu mano toca una mesa y se oye un ruido, te da la impresión de que todo es sólido. La idea del vacío parece quedar desmentida por la sensación que tienes al golpear las cosas. Pero esa impresión es una ilusión. En verdad, presionas cosas porque los electrones externos de los átomos de tus manos repelen los electrones externos de los átomos de las cosas que tocas. Pero todo es hueco, hijo mío. El universo, tal como nos enseñó Rutherford, es un escenario rotundamente desocupado. 

(...) Estética, la razón y la emoción, dos elementos de la condición humana que muchos se empeñan en separar pero que, juntos, y sólo juntos, nos definen como lo que realmente somos. 

(...) La idea de que Dios se comunica con nosotros a través de las leyes naturales no era nueva. Galileo ya había defendido algo similar cuando afirmó que el libro de la naturaleza está escrito en lenguaje matemático, y que sólo mediante su comprensión podemos acceder a la mente del creador. Kepler, el científico que descubrió que las órbitas de los planetas no son circulares sino elípticas, consideraba que Dios era el Gran Geómetra, 

(...) Suele decirse que nada es interesante si no se puede explicar en pocas líneas. 

(...) A pesar de las contradicciones que eso conllevaba, el mérito de Einstein fue seguir amando la realidad, aun sabiendo que era profundamente extraña. No quiso cambiarla, sino entenderla tal como era. Si la naturaleza era rara, la querría igual siendo rara, pero no intentaría hacer piruetas matemáticas para que se volviera normalita. Era extraña y así había que aceptarla. Y lo hizo. Y ese amor desinteresado a la naturaleza provocó la mayor revolución registrada en la historia de la ciencia. 

(...) Nunca nos fue necesario captar la imagen de la cuarta dimensión para gozar de la vida. Ése es el motivo por el que no podemos apreciar las trayectorias reales de los cuerpos en movimiento, la suma de los puntos que representan todas las posiciones en las que han estado. Pero el universo es así, aunque no podamos imaginarlo. El espacio y el tiempo se fusionan y forman un tejido nuevo, tan real como el espacio que vemos a nuestro alrededor. 

(...) Es importante que tengas claro que todo esto no es ciencia ficción. Cuando Einstein dice que vivimos en un espacio-tiempo de cuatro dimensiones quiere decir exactamente eso. Igual que los personajes planos de las películas no pueden salir de la pantalla y vivir en tu mundo de tres dimensiones, tú tampoco puedes «saltar» a la cuarta dimensión, pero ésta existe para ti, igual que la tercera dimensión existe para los tipos de las películas planas. 

(...) El pasado no desaparece por completo, simplemente queda diluido en la distancia. La unión de espacio y tiempo es escalofriante. 

(...) Cuando la Luna gira alrededor de la Tierra, está describiendo esa órbita circular porque la masa terrestre ha combado el espacio-tiempo, deformando lo que era una línea recta para convertirla en un círculo. Nosotros, pobres seres tridimensionales, no podemos ver esa curvatura, porque se produce en una dimensión adicional. Pero la naturaleza no tiene la culpa de nuestras limitaciones dimensionales ni de la falta de imaginación que eso nos provoca. 

(...) Al igual que la existencia de la cuarta dimensión temporal, la dualidad onda-partícula —como ahora se la conoce — es algo que sobrepasa la capacidad imaginativa de nuestro cerebro. Pero eso le da exactamente igual al universo. Él no está aquí para que podamos encerrarlo en nuestra cabeza; sólo está. 

(...) La física del siglo XX nos extraña únicamente porque habíamos cometido el inmenso pecado de dejar de extrañarnos. Vivíamos en un mundo que creíamos conocer, lleno de certezas, y habíamos dejado de maravillarnos. 

(...) Si te vuelvo a ser sincero, te diré que a mí me resulta igualmente insólito tanto que el tiempo se ralentice en un objeto en movimiento como que no lo hiciera en absoluto. Lo que me inquieta es la mera existencia del tiempo. 

(...) Los electrones son algo que tiene mucho que ver con nosotros. Estamos llenos de ellos. En tus manos, en tu lengua, en tus párpados, en cada uno de tus cabellos, en tus ojos se encuentran burbujeando ahora mismo centenares de miles de millones de ellos. Estamos constituidos por partículas subatómicas y, como si se tratara de lo más normal del mundo, te suelto que son dispersas y difusas. En su esencia, nadie lo entiende, y el pecado que cometemos todos es hablar simulando momentáneamente que tenemos claro lo que estamos diciendo. 

(...) Cuando la biología empezó a entenderse de un modo más o menos profundo, se vio con claridad que las leyes necesarias para que exista la vida debían ser exactamente las que son. Cualquier variación, por mínima que fuera, en alguna de las múltiples variables, y la vida no hubiese surgido jamás. 

(...) El hecho de que considere el libre albedrío como algo demostrado no implica que pueda darse una explicación acerca de él. La gravitación también era un hecho para Newton, pese a no tener ni la más remota idea de cómo podía funcionar. 

(...) Siempre que algo viene a simplificar el mundo, nos trae también un asombro añadido. La complicación nos crea aturdimiento.

(...) ¿Cómo es posible que la existencia de tantas cosas distintas se deba sólo a unas cuerdecitas que vibran en distintas frecuencias? Cuando empleo aquí la palabra todo, no estoy siendo poético, sino riguroso. Me refiero a todo: tus ojos, tus emociones, tu casa, el suelo que pisas, la galaxia de Andrómeda, el planeta Urano, tus uñas, la lluvia, las palmeras, el pescado congelado, el cartón. Cualquier cosa que puedas nombrar e imaginar no sería más que la suma de muchas cuerdas que se balancean en un universo de once dimensiones y de las que sólo podemos ver cómo asoman tímidamente una patita. El tamaño de esas cuerdas, según los cálculos matemáticos, tendría que ser extraordinariamente pequeño. Un protón, esa partícula diminuta hasta el vértigo, sería miles de millones de millones de millones de veces más grande que una simple cuerda. El universo, Ulises, es realmente demencial. 

(...) Sea como fuere, la narración de los hechos por parte de la ciencia comienza unas fracciones de segundo después de la gran explosión. Antes todo el mundo se hace un lío tremendo. 

(...) Lucrecio ha dado en el clavo. El problema de la creación desde la nada no tiene nada que ver con la aparición de partículas en el vacío cuántico, sino con la creación de las leyes naturales que deberán de ser después obedecidas por esas mismas partículas. Y eso es un rematado misterio. (...) ¿cómo pudieron surgir de la nada las leyes que posibilitan la creación de un universo desde la nada? 

(...) Muchos científicos opinan que la probabilidad de que esto sea así es muy grande. Afirman incluso que no es descartable que se generen universos de forma constante, y que todos ellos estén separados de nosotros por distancias que podrían ser ridículamente minúsculas. No los veríamos, simplemente, porque se encontrarían en otra dimensión física que no podemos señalar. 

(...) Todo tiene que ver con nuestra capacidad para saber que estamos aquí. Piensa en una piedra, por ejemplo. Aunque definirla es algo muy complejo (sobre todo después de habernos paseado por las extrañezas cuánticas), al menos podemos decir que, en cierto modo, ella está. Puede tratarse de un cúmulo borroso de ondas-partículas, o de quarks, o de cuerdas danzarinas, o de lo que demonios se les ocurra a los físicos en las siguientes décadas, pero la piedra está. Sin embargo, nosotros, además de parecernos en eso a la piedra (como ella, también estamos), tenemos una característica suplementaria: sabemos que estamos, tenemos conciencia de nosotros mismos. 

(...) ¿Cómo puede surgir la conciencia si no somos más que un enmarañado montón de átomos moviéndose alocadamente? ¿De qué modo la materia ha logrado saber que es materia? 

(...) La capacidad de la materia para ser consciente de sí misma me ha generado siempre tremendos quebraderos de cabeza. Simplemente, no puedo entenderlo. Cierro los ojos, me esfuerzo, pongo la mente en blanco, me relajo, hago todo lo que buenamente se me ocurre para afilar la razón (si es que ésta puede ser afilada), y lo único que consigo es ver el misterio todavía mayor. O quedarme dormido. ¿Qué hacer, entonces? ¿Damos por supuesto que es un enigma irresoluble, o intentamos darle una respuesta, cueste lo que cueste? Tal vez, con este tema, deberíamos sólo disfrutarlo. Saborear el misterio, dejarse empapar por él, también es una actividad gratificante. La sensación que genera enfrentarse a algo que supera nuestra capacidad intelectual no es necesariamente negativa. Si vencemos el orgullo infantil de nuestra inteligencia, podemos incluso pasárnoslo en grande conociendo que jamás conoceremos. 

(...) Quizá es todo lo contrario y los místicos —los de verdad— no sean otra cosa que científicos que no saben que lo son. 

(...) Te estoy hablando de belleza y sin duda habrás notado que, a lo largo de todo el libro, esta palabra ha estado más o menos presente. No es casual. Los científicos están enganchados a la belleza igual que lo están los artistas. A veces, si entorno un poco los ojos y miro la historia de la ciencia difuminándola ligeramente, viéndola como cuando los miopes nos quitamos las gafas, apreciando sólo esos bultos que simbolizan sus logros, no consigo distinguir si estoy mirándola a ella o a la historia del arte. 

(...) Pero no creas que la utilización de este método resta poesía a la realidad. Es un error muy difundido pensar así. Tenemos la idea de que la ciencia, fría y rígida, barre la belleza sentimental del mundo, dejándonos un universo austero y sin sentido del misterio. La realidad es precisamente la contraria. Los misterios más hondos se dan en la naturaleza, sin que tengamos que ir más allá. Por ejemplo, a muchas personas les fascina que pueda existir una enigmática capacidad mental para ver el futuro, cuando lo realmente asombroso es que podamos ver el presente. 




dissabte, 25 d’abril de 2020

El caminet



El caminet que et portava et retornarà
S'insinua molt fràgil malgrat la primavera d'avui
L'has recorregut a pams antuvi i ara
Ha estat teu des de sempre i no et serà fàcil oblidar-lo

Per més lluny que vagis,
el caminet que et portava et retornarà
a les olors i les aromes
que l'alè esmorteït del vent
guarda en la seva pell més pregona

Glòria Vendrell Balaguer
abril de 2020



dissabte, 18 d’abril de 2020

Des de les flors


Des de la finestra de flors et penso
Des dels dels vidres guarnits de flors t'espero
Des dels testos florits de flors t'imagino 
Des del pedrís de flors et recordo
Des de la baraneta de flors et somio
Des de la façana de flors t'estimo

I sempre des de les flors 

Glòria Vendrell i Balaguer
abril de 2020

dimarts, 14 d’abril de 2020

"Haste el infinito y más allá"


"Hasta el infinto y más allá"... aquesta és la màxima de Buzz lightyear, la joguina de la pel·lícula Toy Story. Però on és "el infinito"? on comença el "más allà"?com arribar-hi?

El temps que vivim està deixant al descobert moltes infinituds, de tal manera que la necessitat d'anar "al infinito y más allà" és d'una urgència aclaparadora. Sobreviure al dolor i a la desesperança és un clam ingent.

Buzz no va ser conscient de qui era fins tard. Quan va saber que "el infinito y el más allá" solament podien estar al seu abast en tant que desig, va ser llavors quan va entrar en joc el que ell no esperava.

És temps de pasqua, el temps per excel·lència d'esperar quan moren totes les esperances.


El primer dia de la setmana —el diumenge—, Maria Magdalena se’n va anar al sepulcre de bon matí, quan encara era fosc, i veié que la pedra havia estat treta de l’entrada del sepulcre. 
Joan 20,1


dimarts, 7 d’abril de 2020

Un conte molt especial

Dibuix del Pau: La família a la muntanya
El Pau, la Maria i els seus pares va anar a la muntanya a buscar maduixetes de bosc, però com que feia un dia preciós, van decidir que ja les collirien a la tornada i que primer pujarien fins el cim per contemplar el paisatge, sense saber que el llop de la Caputxeta s'havia escapat del conte i que els seguia de ben a prop... des de que el caçador el va fer fora de casa de la iaia, com que li costava molt atipar-se per menjar, va decidir canviar de conte... a veure si aquest cop tenia una mica més de sort!... Però quan el llop ja era a prop de la família, disposat a menjar-se algú, ve't aquí que es va sentir cridar la cosineta Abril:
     - Espereu-me que jo també vull anar amb vosaltres!
Quan va arribar on eren, els va ensenyar la caixa que havia construït, "per posar insectes", deia tota emocionada
Dibuix de l'Abril: capsa màgica on es poden guardar uns insectes que mai has vist
Així que el llop es va fer enriere i va fugir corrents, no fos que el possessin a ell en aquella maleïda caixa plena d'insectes que l'acabarien picant i deixant el cos ple de bullofes molestes i enredones! ja tindria una millor ocasió....
Dibuix del Quim: "una cartera per anar a l'escola de color blau i un ocell, una rotllana de color blau, una altra de color rosa i un parc"
Buscant maduixes i insectes que ningú havia vist mai, a sobre d'unes pedres, en un racó del bosc, es van trobar aquest estrany missatge, escrit en un paper : "una cartera per anar a l'escola de color blau i un ocell, una rotllana de color blau, una altra de color rosa i un parc"..... l'Abril va recordar que el seu germanet  Quim havia fet aquell dibuix feia uns quants dies, quan eren a casa dels avis..... què hi feia allà aquell dibuix?.... i on era el Quim????

Van anar tots a casa del Quim per veure si hi era, però la casa era buida ... solament van trobar la seva pilota preferida trencada i desfeta en mil bocins escampats pel menjador!!!!

Dibuix de l'Aina: "Una pilota que s'ha trencat"
El Pau que era el més gran va dir que havien d'anar a trobar les papallones tafaneres que vivien prop de l'arc de sant Martí, perquè elles sempre ho sabien tot...

Les papallones els van dir que el llop havia anat a la casa del Quim i com que no trobar res per menjar, que es va enfadar molt, va trencar la pilota de la ràbia que tenia i es va emportar un dibuix que havia fet el Quim, i que segurament era aquest el dibuix que havien trobat a la muntanya...

També van explicar que havien vist els avis, anar amunt i avall sense parar, una mica neguitosos i que havien escrit els seus noms a l'arc de sant Martí per no oblidar d'explicar-ho després a qui ho preguntés. Les papallones eren molt sàvies però ja eren velletes i a vegades se'ls oblidava algunes coses. haurien de preguntar als avis doncs!

Abans d'acomiadar-se, les papallones van dir a la Maria que portava un vestit tan bonic com les seves ales!

Dibuix de la Maria: "L'arc de sant Martí pels avis"
Els avis els van explicar que el llop de la Caputxeta rondava per allà i com que no tenia cara de bones intencions, doncs que van aprofitar un moment de distracció de l'animal i li van dir al Quim que s'agafés ben fort a  la corda del globus que havia a l'habitació de l'Abril... 

I van bufar i bufar i bufar..... i ho van fer tan fort, que el blobus es va enlairar, amb el Quim ben agafat. La pilota amb la que el nen jugava no se la va poder endur, perquè si l'agafava, els dos pesaven massa i el globus no podria volar. 

Però el globus va volar tan amunt i tan de pressa que ara no sabien on parava ni com hi podien arribar... què podien fer ???

Van demanar ajuda a la cosineta Aina d'Anglaterra , que hi entenia molt de globus. Així que  va venir amb un avió , es va posar les seves ulleres de pensar  i va fer un mapa de trobar globus , per  poder orientar-se en el bosc .

Així que mans i mànigues, el Pau, la Maria, l'Abril i l'Aina van marxar cap el bosc fent servir les indicacions del mapa que havia fet la cosineta anglesa.

Van caminar hores i hores sense parar perquè eren valents i estimaven molt el Quim, però quan van arribar al lloc precís que els indicava el mapa, es va posar a ploure i els núvols no deixaven veure res.... el globus i el Quim es van perdre en la foscor i el pitjor de tot!, l'aigua de la pluja va esborrar el mapa que havia fet l'Aina... estaven perduts?????

NOOO, perquè  la jirafa del conte que encara no està inventat, va dir que els ajudaria. Amb el seu coll tan llarg, podia mirar més enllà dels núvols per agafar el globus del Quim.

Els cosins van pujar al llom de la jirafa disposats a salvar el petit, però quan van ser sobre els núvols i van veure el globus del Quim, el llop que els havia seguit tota l'estona, volia atacar la nostra amiga jirafa... tot estava perdut de nou???

NOOO, perquè El Quim es va posar la disfressa de Buzz Lightyear i va amenaçar el llop amb els seus raigs espacials. El llop la mar d'espantat, va decidir tornar al conte del que mai hagués hagut de  sortir

Dibuix de l'Abril: "Un nen que se li ha escapat el globus i s'inventa un mapa per agafar-lo, i quan el mapa es va esborrar, la jirafa que tenia el coll molt alt, va poder agafar el globus"
Es van reunir tots en el bosc, el Pau, la Maria, l'Abril, el Quim, l'Aina, els papes de tots i també els avis.... i quan van ser a casa de nou, van fer una festa, van explicar el conte del Llop que havia marxat del conte i van fer un pastís amb les maduixes que havien trobat de tornada, per celebrar que aviat naixeria un nou cosinet, el David!

I ve't aquí un gos, ve't aquí un gat, aquest conte ja s'ha acabat!!!

Glòria Vendrell Balaguer
abril del 2020



dimarts, 31 de març de 2020

De


De silencis i de sols
d'estances i de buidors
d'aplaudiments i de veïns que canten
de teletreball i de temps que passa
de Penedès, d'Anoia i de Llobregat
d'adolescents, i de nens
dels més grans, de malalts i de nosaltres
d'ambulàncies i de més slencis encara

De primavera i d'ocells
de fred i de primers lliris
de sol que no gosa i de pluja que no acaba
de trucades i de vídeo trucades
de notícies i de resar molt
de llibres i de sobretaules
del que vols arreglar i del que no pots 

D'escrables i de tasques de casa
de watsap i d'imatges
de cuinetes i de paraules
de preocupació i de nostàlgia
de malats i dels que moren
de paciència i de llàgrimes
de l'Emmanuel i de tot el que mancava
de pensar molt i de més silencis encara

... són aquests dies

Glòria Vendrell i Balaguer
31-3-2020 (Covid 19)

dimarts, 24 de març de 2020

Retalls del llibre "El hombre eterno" de Chesterton


Brillant, punyent, intel·ligent i provocador, com sempre!

(...) Para un hombre que no cree en los milagros, un milagro lento será tan increíble como uno repentino. 

(...) El hombre no es mero producto de una evolución sino más bien una revolución. 

(...) Podríamos admitir que el hombre primitivo dibujara un mono, mientras que tomaríamos a broma si nos dijeran que el mono más inteligente había dibujado un hombre. Existe una clara división y desproporción que además es única. El arte es la firma del hombre (...) 

(...) El hecho principal que se desprende de la impronta dejada por el autor de aquellas pinturas de renos o de otros animales, es que aquel hombre sabía dibujar, mientras que el reno no. 

(...) No hay por qué empezar diciendo que lodo era lento y sin discontinuidades y una mera cuestión de desarrollo y de grado, pues en las pruebas evidentes de las pinturas no existe ningún rastro de desarrollo o graduación. Las pinturas no fueron comenzadas por monos y terminadas por hombres. El Pitecántropo no hizo un pobre esbozo del reno que luego rectificaría el Homo Sapiens. Los animales mejor dotados no dibujan cada vez mejores retratos, ni el perro pintó mejor en su período de apogeo que en su temprana y ruda etapa de chacal. El caballo salvaje no fue un impresionista y el caballo de carreras un postimpresionista. Todo lo que podemos decir de la idea de representar la realidad con trazos sombreados es que no se da en ningún otro elemento de la naturaleza salvo en el hombre, y que ni siquiera podemos hablar de ello sin considerar 

(...) Es como un espejo porque solamente en él pueden verse reflejadas todas las demás figuras que existen, como sombras brillantes en una visión. Sobre todo, es como un espejo porque es único en su especie. Otras cosas se le pueden parecer o parecerse unas a otras de diversas formas; como en los muebles de una habitación una mesa puede ser redonda como un espejo, o un armario puede ser más grande que un espejo. Pero el espejo es la única cosa que puede contener a todas las demás. El hombre es el microcosmos, es la medida de todas las cosas, es la imagen de Dios. Éstas son las únicas lecciones auténticas que se han de extraer de la cueva

(Respecte a les teories evolucionistes que presenten l'ésser humà com el final de la selecció natural)  (...) Sería más parecido a ver una vaca de entre cien saltar repentinamente sobre la luna o un cerdo de entre cien echar alas súbitamente y ponerse a volar. 

(...) Podemos encontrar un rastro interrumpido de piedras y huesos que débilmente hagan pensar en el desarrollo del cuerpo humano. Pero no existe el más débil indicio que nos lleve a pensar en un desarrollo semejante de la mente humana. No existía y comenzó a existir. 

(...) En algún momento del tiempo, demasiado remoto para que los críticos lo puedan rastrear, se habría producido una transición de la que los huesos y las piedras no pueden, por su propia naturaleza, ser testigos. Y el hombre se convirtió en un alma viviente. 

(...) Podemos afirmar que la familia es la unidad del estado; la célula que permite su formación. A su alrededor se da todo ese complejo de virtudes humanas que separa al hombre de la abeja y de la hormiga. El pudor es la tela que cubre dicha tienda. La libertad es el muro de dicha ciudad. La propiedad no es sino el ámbito familiar. 

(...) La falacia consiste en suponer que, por el hecho de que una idea sea más amplia, haya de ser por ello más esencial, más real y más cierta. A un hombre que viviera solo en una choza en medio del Tíbet, se le podría decir que está viviendo en el Imperio Chino; un lugar espléndido, espacioso e impresionante, o por el contrario que se hallaba situado en el Imperio Británico, lo que le produciría una lógica impresión. Aquel individuo, debido a un curioso proceso mental, podría sentirse mucho más seguro de la existencia del Imperio Chino, que no podría ver, que de la choza que tendría ante sus ojos. Algún extraño elemento mágico en su mente hace que su pensamiento comience con el Imperio, aunque su experiencia comience con la choza. 

(...) Están obsesionados en su monomanía evolucionista de que todo lo grande procede de una semilla, o de algo incluso más pequeño. Parecen olvidar que toda semilla procede de un árbol, o de algo más grande. 

(...) Se acostumbra a insistir en que el hombre se parece a las otras criaturas, y es cierto, pero esa misma semejanza sólo es capaz de percibirla el hombre. 

(...) En la misma forma de las cosas hay algo más que el mero crecimiento natural: hay una finalidad. La misma flor tiene un fin, llenando el mundo de coronas. 

(...) Pero imaginativo no significa imaginario. No se sigue de esto que todo es lo que los modernos llaman subjetivo, cuando quieren referirse a lo falso. El verdadero artista advierte, consciente o inconscientemente, que toca verdades transcendentales, que sus imágenes son sombras de cosas que se contemplan como a través de un velo. En otras palabras, el que ha nacido místico sabe que allí hay algo; algo se esconde tras las nubes o en el interior de los árboles. Pero cree que la búsqueda de la belleza es la manera de encontrarlo. 

(...) Pero, aunque los mitos puedan proporcionar al hombre un calendario, no le proporcionarán un credo. Nadie se levanta y dice: «Creo en Júpiter, Juno y Neptuno, etc.», igual que un cristiano se levanta y dice: «Creo en Dios Padre Todopoderoso», 
Pero, en realidad, los ríos de la mitología y de la filosofía corren paralelos y no se mezclan hasta confluir en el mar del cristianismo. Algunos defensores del laicismo hablan todavía como si la Iglesia hubiera introducido una especie de cisma entre la razón y la religión. La verdad es que la Iglesia fue realmente la primera que intentó conciliar en todo momento razón y religión. Nunca antes se había producido una unión semejante entre sacerdotes y filósofos. 

(...) Y todas las dudas e ilusiones de cada día se fundan en la existencia, de tal forma que no nos preguntamos cómo podremos vivir, sino por qué lo hacemos. 

(...)  La desesperanza no reside en el cansancio ante el sufrimiento, sino en el hastío de la alegría. 

(...) Cualquier agnóstico o ateo que en su niñez, haya conocido la auténtica Navidad tendrá siempre, le guste o no, una asociación en su mente entre dos ideas que la mayoría de la humanidad debe considerar muy lejanas la una de la otra: la idea de un recién nacido y la idea de una fuerza desconocida que sostiene las estrellas. 

(...) Omnipotencia y la indefensión, la divinidad y la infancia, forman definitivamente una especie de epigrama que un millón de repeticiones no podrán convertir en un tópico. No es descabellado llamarlo único. Belén es, definitivamente, un lugar donde los extremos se tocan. 

(...) La razón no es otra que la misma naturaleza de ese nuevo mundo. Un mundo que entrañaba la dificultad de una nueva dimensión. Cristo nació no solamente sobre la superficie del mundo, sino por debajo del mundo. El primer acto del drama divino fue decretado, no en un escenario colocado a la vista de todos, sino en un lugar oscuro y oculto, difícilmente reconocible a simple vista, y esto no es algo fácil de expresar en los diferentes modos de expresión artística. Es la idea de un acontecer simultáneo en diversos niveles de la vida. 

(...) Pero en el misterio de Belén era el cielo el que estaba debajo de la tierra. 

(...) El lugar que encontraron los pastores no era una academia o una república abstracta, no era un lugar donde se inventaban, disecaban o explicaban mitos. Era un lugar de sueños convertidos en realidad. 

(...) La Navidad en el cristianismo se ha convertido en algo que, en cierto sentido, es muy simple. Pero como todas las verdades de esa tradición es, en otro sentido, algo muy complejo. No se trata de una única nota sino del sonido simultáneo de muchas notas: la humildad, la alegría, la gratitud, el temor sobrenatural y, al mismo tiempo, la vigilancia y el drama. No es un acontecimiento cuya conmemoración sirva a intereses pacifistas o festivos. No se trata sólo de una conferencia hindú en torno a la paz o de una celebración invernal escandinava. Hay algo en ella desafiante, algo que hace que las bruscas campanas de la medianoche suenen como los cañones de una batalla que acaba de ganarse. Todo ese elemento indescriptible que llamamos atmósfera de la Navidad se encuentra suspendido en el aire como una especie de fragancia persistente, o como el humo de la explosión exultante 

(...) Aun cuando el cristianismo fuera una gran equivocación de carácter universal, seguiría siendo una equivocación tan única como la Encarnación. 

(En relació a la mort de Jesús a la creu) Si hubiera algún sonido que pudiera producir el silencio, seguramente nos quedaríamos en silencio ante el final, cuando un grito fue lanzado en la oscuridad con palabras terriblemente nítidas y terriblemente incomprensibles, que el hombre nunca entenderá en toda la eternidad que esas mismas palabras han comprado para él. Y por un instante aniquilador, un abismo insondable para nuestro limitado intelecto se abrió en la unidad de lo absoluto: Dios había sido abandonado por Dios. 

(...) Allí estaban enterradas las mitologías y las filosofías, los dioses, los héroes y los sabios. Como dice la gran frase romana, habían vivido. Pero igual que podían vivir, podían morir; y habían muerto. Al tercer día, los amigos de Cristo que llegaron al lugar al amanecer, encontraron el sepulcro vacío y la piedra quitada. De diversas maneras se fueron dando cuenta de la nueva maravilla. Pero aún no se dieron mucha cuenta de que el mundo había muerto en la noche. Lo que aquéllos contemplaban era el primer día de una nueva creación, un cielo nuevo y una tierra nueva. Y con aspecto de labrador, Dios caminó otra vez por el huerto, no bajo el frío de la noche, sino del amanecer. 

(En relació als primers concilis cristològics que negaven la humanitat de Jesus) (...) Verdaderamente, la trompeta del auténtico cristianismo, el desafío de la sencillez y derroche de afectos de Belén o del Día de Navidad, nunca sonó con tanta energía y con tanta claridad como en el desafío de Atanasio al frío acomodo de los arrianos. Era él, precisamente, el que luchaba por un Dios de Amor frente a un Dios controlador del cosmos, deslucido y remoto; el Dios de los estoicos y de los agnósticos. Era él, precisamente, el que luchaba por el Santo Niño frente a la gris divinidad de los fariseos y los saduceos. Luchaba para lograr ese mismo 

(...) Somos cristianos no porque adoremos una llave, sino porque hemos atravesado una puerta y hemos sentido el viento, el soplo de la trompeta «le la libertad sobre la tierra de los vivos. 

(...) El cristianismo ha tenido un destino diametralmente opuesto. Ha pasado por una serie de revoluciones y en cada una de ellas ha muerto. Ha muerto muchas veces y otras tantas se ha alzado de nuevo, pues contaba con un Dios que sabía cómo salir del sepulcro. 

(...) Una cosa muerta puede ser arrastrada por la corriente, pero sólo algo vivo puede ir contra ella. Un perro muerto puede ser alzado sobre la corriente del agua encrespada con toda la viveza del sabueso, pero sólo un perro vivo es capaz de nadar contracorriente. 



divendres, 20 de març de 2020

Retalls del llibre "Cerebroflexia" del David Bueno


Sempre m'ha interessat la neurologia, per això , posant pel davant la meva absoluta ignorància al respecte, de tant en tant m'apropo humilment a aquesta disciplina tan suggerent i fascinant. Convençuda de que sí que hi ha "alguna cosa més", això no impedeix que em meravelli davant el prodigi de la ciència que em permet conèixer una mica mica, els bocins del que ens fa ser qui som i que m'extasiï immiscint-me en els clots minúsculs de la nostra gènesi. Aquest llibre, com altres que he llegit en altres ocasions, n'és una mostra. 

Com que no pretenc fer cap recensió del libre, més enllà de la tesi central de l'autor , em limito a afegir uns quants retalls que em resulten particularment interessants:
(...) La naturaleza ofrece siempre los espectáculos más fascinantes que podamos imaginar. Esto incluye la naturaleza exterior, que se abre esplendorosa ante nosotros, y también la interior, que se esconde dentro de nuestro cuerpo y que al mismo tiempo proyectamos al exterior con nuestros actos, pensamiento e imaginación.
En este sentido, si la mente humana, con toda su complejidad y heterogeneidad, es solo el resultado todavía no bien comprendido del impulso de unas neuronas, de un sistema formado por miles de neuronas entrelazadas de forma extraordinariamente compleja, o si hay «algo más», es una cuestión sobre la que la ciencia no puede ni debe decidir. Este «algo más» forma parte de las creencias de cada uno de nosotros, y la ciencia estudia, y debe estudiar, hechos materiales tangibles y demostrables a partir de la experimentación –del mismo modo que las creencias deben formar parte de otros campos igualmente importantes de la cultura humana, como son la filosofía o la teología.



(...) En un grano de sal gorda sin refinar, podemos encontrar, de media, alrededor de 1 millón de neuronas. 

(...) Los primeros Homo sapiens vivieron hace algo más de 200.000 años y utilizaban prácticamente las mismas herramientas que los neandertales. Y las continuaron usando hasta hace unos 60.000 a 80.000 años, sin ninguna modificación significativa. ¿Qué ocurrió en ese entonces? Sencillamente, un cambio anatómico en la posición del cuello permitió a nuestros antepasados más recientes incrementar de forma significativa el número de sonidos que se pueden hacer con la boca, la lengua y las cuerdas vocales, y muy en especial les permitió hacer sonidos cortos y perfectamente separados en cuanto al tono los unos de los otros. Es lo que se denomina «vocalización cuántica». Para entendernos, es la posibilidad de pronunciar, per ejemplo, las vocales «ae» seguidas cambiando instantáneamente de la «a» a la «e», sin cortar la producción de sonido y sin entremezclarlo. Este cambio en la posición del cuello, que adquirió la forma de ángulo recto respecto a la cavidad bucal, lo que permite mover mucho más rápido la lengua y hacia posiciones mucho más retrasadas dentro de estas cavidades, es el punto de inflexión que marca la separación entre el Homo sapiens arcaico y el moderno. Es casi seguro que los neandertales ya hablaban, pero su discurso probablemente nos parecería una especie de rap.

(...) Las huellas dactilares y palmares están formadas por crestas y surcos de la capa más externa de la piel, denominada «epidermis», que curiosamente tiene el mismo origen embrionario que el cerebro.Sin embargo, a diferencia de esta estructura del cerebro, que es enormemente plástica y siempre cambiante, las huellas dactilares, una vez formadas al final del segundo trimestre de gestación, ya no cambiarán jamás. También se afirma que son inmutables porque no se pueden modificar. Si se produce un corte o una abrasión poco profunda se regeneran exactamente tal como eran, y si la lesión es profunda y se forma una cicatriz permanente, esta se solapa a las crestas existentes sin alterar su forma. Y jamás reaparecen crestas con una forma distinta a la que tenían.

De hecho, todavía no sabemos a ciencia cierta cómo se termina estableciendo un patrón de figuras dermatoglíficas u otro, pero se ha visto que algunas de ellas muestran una cierta heredabilidad, lo que significa que en su determinación existe un componente genético. Sin embargo, también se ha establecido que el ambiente intrauterino en el que se generan –la alimentación de la madre, el estrés, el consumo de alcohol y otras sustancias tóxicas, así como el hecho de haber padecido alguna enfermedad durante este período, entre otros factores– deja su marca en los dermatoglifos. 

Y de la misma manera se ha visto que también dependen de procesos estocásticos, es decir, azarosos. Por todo ello los dermatoglifos constituyen una prueba «fosilizada» del ambiente en que se ha desarrollado esa persona en una época muy concreta, entre las semanas 10 y 26 de gestación. Por eso decía antes que reflejan el pasado, el del ambiente intrauterino. De hecho, es muy parecido a lo que sucede durante la formación del cerebro, que depende de una base genética combinada con el ambiente en el que se genera y con los azares de la vida.

Hay, sin embargo, una diferencia radical: los dermatoglifos quedan fijados para siempre jamás al final de la semana 26 de desarrollo, y el cerebro se va construyendo y reconstruyendo constantemente, durante toda nuestra vida. 

Este es el motivo por el cual, durante las últimas semanas de desarrollo fetal, los fetos se mueven y dan golpes. Sencillamente, sus neuronas motoras están ensayando si las conexiones que están realizando resultan útiles o no.


(...) La música, como el lenguaje, contribuye a establecer conexiones neuronales concretas, a la cerebroflexia particular de cada uno. De ahí la gran importancia de la formación musical en los estudios reglados, a todas las edades. Disminuir o eliminar las horas de formación musical en pro de una formación más profesionalizadora va en contra del desarrollo integral del cerebro y de las capacidades mentales, que es lo que en última instancia nos ha de ayudar a crecer en dignidad. También esta influencia de la música sobre las conexiones neurales justifica que generalmente las canciones y los estilos musicales que oímos de adolescentes y de jóvenes, la época en que más se activa el cerebro social, puesto que es cuando se aprende a vivir en sociedad, son los que más nos gustan durante el resto de nuestra vida. Unos estilos musicales que no escogemos completamente nosotros, puesto que dependen de las modas de cada momento, del entorno social en el que vivimos y del grupo concreto de amistades que tengamos.

divendres, 28 de febrer de 2020

Siurana, Cornudella de Montsant i Escaladei


Aprofitant  que l’institut fa festa pel Carnestoltes, avui ha estat un dia de repòs, com el que convida el bonic carrer de Siurana. Repòs  per la vista calmada i estiragassada  que proporciona ser allà dalt, pel riu sinuós i silent, per la gosadia dels gorgs, pel raig de llum que ha embolcallat l’església, per la significativa arquivolta  de l’entrada, per la finestra de mig punt que selecciona quina cosa vol iluminar , per la porta entreoberta, suggerent  del que vivim i del que ha de venir encara, per la vinya plàcida i pel seu fruit i per tot el que fa pensar la imatge d’una cartoixa, abans esplendorosa i ara deserta. Ha estat agraidament el repòs que calia.

Siurana de Prades és un poblet preciós de la serra del Montsant, literalment penjat sobre una cinglera amb vistes al pantà del mateix nom. Pertany al terme municipal de Cornudella de Montsant, on hom pot acostar-se a la cooperativa a comprar bon vi del Priorat. 

La roca calcària que li dóna identitat, es fa present en el castell, últim reducte defensiu andalusí, en el salt de la Reina mora, per on diu la llegenda que es va despenjar amb el seu cavall abans de caure pressonera,  en l’exquisida església romànica del s. XII-XIII, en la creu commemorativa de la reconquesta,  en el sòl encimbellat  i en el sol que la fa alhora etèria i material.

Escaladei és el bressol del  Priorat, és Morera de Montsant, és celler i és cartoixa. En la llavor hi ha un convent i un prior que dóna nom a la comarca. El que ara és el poble, antigament va ser la conreria de la cartoixa. El que ara és celler, antigament va ser l’interès  dels monjos per la pràctica de la viticultura. El que ara és una construcció desatesa va ser una cartoixa fondant, barreja d’espai eremític i d’espai comunitari.

Al fons d’una vall i preservada per la serralada del Montsant, Escaladei ha estat l’última cita d’un dilluns agraït , mig festiu i ple de sol.



Siurana
Siurana
Siurana
Siurana
Siurana
Afegeix un títol
Siurana
Siurana
Siurana
Siurana
Siurana
Siurana
Siurana
Siurana
Siurana
Siurana
Cornudella de Montsant
Escaladei
Escaladei
Escaladei

Glòria Vendrell i Balaguer
Febrer del 2020